Armando Iachini: Cuadros gripales como causa del ausentismo laboral

Los cuadros gripales son una de las causas que originan el ausentismo laboral ya que el trabajador que lo padece se siente indispuesto para acudir a su puesto de trabajo. No solo se expone a que los síntomas de la gripe se transformen en algo más delicado como una bronquitis, neumonía u otra enfermedad respiratoria, sino también que sus compañeros de trabajo se contagien con este padecimiento.

La gripe es una enfermedad infecciosa de las vías respiratorias producida por un virus que se caracteriza por tener una alta capacidad de transmisión, que se lleva a cabo a través de las gotas de saliva que se producen al hablar, estornudar y/o toser. Afecta principalmente a la nariz, pulmones y garganta.

Las personas de edad avanzadas, con enfermedades crónicas o con un sistema inmunológico muy débil y las embarazadas, son los más propensos a contagiarse con el virus de la gripe y los que corren mayor peligro. Los síntomas van desde escalofríos, fiebre, dolores musculares y de cabeza, congestión y secreción nasal y tos persistente.

Estos síntomas suelen desaparecer por completo entre una y dos semanas, sin embargo, en muchas personas, el cuadro gripal puede complicarse y desencadenar brotes de asmas, otitis, entre otros padecimientos.  

Se contagia de tres maneras:

1.- Por vía aérea: Al estornudar o toser

2.- Contacto directo: Cuando se dan la mano y/o abrazos.

3.- Por la saliva: Al compartir bebidas o alimentos y a través de los besos.

Dentro de su Responsabilidad Social EmpresarialConstrucciones Yamaro explica los cuidados que se deben tener al momento de padecer una gripe para mejorar rápidamente y evitar su transmisión:

1.- Guardar reposo: El descanso ayudará a reducir los malestares propios de este padecimiento, duerme lo suficiente para reponer las energías pérdidas y toma las cosas con calma. Disfruta de estos días de descanso y así recuperarte lo más rápido posible.

2.- Consumir mucho líquido: Esto hace que las secreciones se vuelvan más fluidas y así ser expulsadas con mayor facilidad. Bebe mucha agua, los jugos naturales, sopas, infusiones y bebidas energizantes son excelentes opciones, evita las bebidas alcohólicas y la cafeína.

3.- Cubrirse la boca al estornudar y toser: Cuando se estornuda y se tose, partículas de saliva salen expedidas por el aire y contagian a otras personas. Para evitar eso, se aconseja utiliza pañitos desechables.

4.- Tener una buena higiene: En lo posible bañarse todos los días, lavarse las manos antes de cada comida, al estornudar o toser. Mantener ventilada la habitación, cambiar la ropa de cama a diario y asear los espacios de la casa de manera frecuente.

5.- Evitar los cambios de climas: Los cambios bruscos de temperatura hay que evitarlos, cubrirse si se encuentra en un ambiente frío.

Los cuados gripales suelen durar pocos días y no se necesita acudir al médico, solo en caso de presentar fiebres muy altas por muchos días, dificultad para respirar y dolores en el pecho.