¡IMPORTANTE! Ingeniería natural por desaparecer

Armando Iachini

Muchas obras de la arquitectura vernácula de diversas regiones del mundo se encuentran amenazadas. Por años el hombre ha recurrido a diversos métodos arquitectónicos naturales para valerse de la fuerza de la naturaleza y de ese modo satisfacer sus necesidades.

Armando Iachini

Los puentes naturales de India son estructuras de gran fortaleza

En India, Turquía y Dinamarca, por mencionar solo algunas naciones, podemos encontrar notables muestras de arquitectura vernácula, cada vez más amenazadas por el desarrollo de métodos de construcción modernos de gran tecnología, que ven en el acero, el hormigón y el vidrio a sus principales protagonistas, comenta Armando Iachini.

Uno de los problemas que atenta contra la arquitectura vernácula es que los materiales empleados en estos métodos, de una sostenibilidad y economía insuperable, son asociados con subdesarrollo. El adobe, el uso de caña amarga o el musgo de turba, no ofrece resultados tan pulcros y elegantes como el de otros elementos, que ganan la batalla cuando se trata de nuevos proyectos.

Uno de los mejores ejemplos que se puede mencionar de ingeniería natural, como algunos la definen, se encuentra en India. Se trata de los puentes de raíces vivas de Meghalaya, estructuras naturales que fueron desarrolladas por las tribus Khasi hace cientos de años.

Los ríos de Meghalaya, que en la época de sequía no representan una amenaza, suelen crecer en la temporada de monzones, convirtiéndose en caudales peligrosos. Por casi dos siglos los Khasi trataron de desarrollar una estructura que les permitiera sortear las dificultades de los ríos crecidos, sin éxito.

Las estructuras con bambú eran arrastradas por la corriente, hasta que decidieron experimentar arrastrando las raíces de los árboles de caucho. Con el paso de los años, las raíces crecieron y se fortalecieron, dando lugar a puentes naturales de una resistencia sorprendente, pudiendo aguantar el peso de 50 personas, aproximadamente.

Armando Iachini

Los puentes de raíces vivas de Meghalaya

El inconveniente de estos puentes de raíces vivas es que la construcción de uno de ellos toma de 25 a 30 años. Debe pasar el tiempo para que las raíces adquieran la consistencia y la fortaleza necesaria para que la estructura sea firme y segura. Este método ha caído en desuso, pues no se cuenta con la paciencia para el desarrollo de un proyecto que puede tomar tres décadas.

Por Armando Iachini

Artículos Relacionados