¡ENTÉRATE! Sistema de drizas, un refuerzo a los muros de adobe

Armando Iachini

En la actualidad se está desarrollando en Chile el programa de Capacitación para la Restauración de Fachadas de Belén, un proyecto que ha sido financiado por el Gobierno Regional de Arica y Parinacota y por SUBDERE.

Armando Iachini

Sistema de drizas

 

Hasta el momento dos casas de alto valor patrimonial en Belén han sido restauradas, implementando entre las diversas técnicas el sistema de drizas para reforzar los muros de adobe de las viviendas, estrategia que se empleó por primera vez en la nación chilena en el año 2014, durante las labores de restauración de la iglesia San Pedro de Atacama, comenta Armando Iachini.

El reforzamiento mediante drizas es relativamente nuevo. Surgió en el año 2013 gracias a una investigación desarrollada por ingenieros pertenecientes a la Universidad Católica del Perú, con Julio Vargas Neumann liderando al equipo de trabajo.

 

Ya existen antecedentes prehispánicos en los que se empleó cuerda para reforzar estructuras de tierra. Armando Iachini explica que fue en el año 1970 cuando esta estrategia cobró su mayor impulso. Hace más de cuarenta años, los daños del terremoto de Huaraz en Perú obligó a los investigadores a reforzar las construcciones de adobe, especialmente para garantizar el bienestar de sus residentes.

El sistema de drizas se caracteriza por el uso de una red de cuerdas dispuestas de modo vertical y horizontal que envuelven los muros elaborados con adobe. El tamaño de la red varía, de acuerdo a las dimensiones de las piezas de barro que componen los muros. Las sogas utilizadas para este sistema son tensadas, convirtiéndose de ese modo en un significativo refuerzo que evita que las paredes colapsen en caso de terremotos.

Armando Iachini

La iglesia de San Pedro de Atacama fue reforzada con drizas

 

Las drizas superan otros sistemas de refuerzo, como la geomalla o la malla electrosoldada, especialmente en cuanto a costos y porque mejora el comportamiento de la estructura ante un sismo.

 

Una de las casas restauradas por la Fundación Altiplano con la asesoría de Julio Vargas Neumann, tiene aproximadamente trescientos años de construida, y funcionó como la oficina del juez del pueblo de Belén, hoy en día la ocupa la familia Astigueta.

Por Armando Iachini

Artículos Relacionados