Armando Iachini: Botellas de vidrio, material para reciclar y construir

Armando Iachini

La reutilización de ciertos materiales, como las botellas de vidrio que se desechan con suma frecuencia y que se encuentran en grandes cantidades en los vertederos de basura, es una buena técnica para aprovechar los recursos y reducir la contaminación, además de hacer posible la aplicación de los principios de la vivienda bioclimática.

La vivienda que ponemos como ejemplo es una construcción económica realizada de manera artesanal, empleando botellas usadas y concreto como materiales básicos de construcción. La disposición de las botellas es fundamental para regular ciertas condiciones, como la entrada de luz natural a la vivienda y la conservación del clima interior, sin necesidad de invertir demás en recursos energéticos.

Armando Iachini

Botellas de vidrio

[Armando Iachini] explica que esta vivienda es un excelente ejemplo de las soluciones bioclimáticas que se pueden obtener con un poco de originalidad, sacando el máximo provecho a las posibilidades que nos brinda el reciclaje de ciertos materiales y objetos.

Cada una de las botellas que conforman la estructura de esta inusual vivienda aporta una cámara de aire que tiene la propiedad de aislar las condiciones climáticas exteriores, improvisando una pared con aislamiento térmico bastante efectiva.

Armando Iachini

Casa construida con botellas de vidrio

La construcción de una edificación con botellas no es común; sin embargo, las posibilidades que brinda este material podrían ser una fuente de respuestas a la arquitectura y a la construcción moderna en su búsqueda de alternativas para el desarrollo de proyectos más económicos, amigables con el medio ambiente y apegados a los cánones ideales de sostenibilidad.

Aunque son escasas las construcciones con botellas de vidrio, el aprovechamiento de las transparencias, los diversos colores del material, sus dimensiones, así como su mezcla con el concreto, pueden reproducir interesantes resultados orgánicos, que además simulan el brillo y vistosidad de los mosaicos.

Por Armando Iachini

 

 

 

Artículos Relacionados